El cubano Armando Correa bien podría ser una celebridad –su visión, profesionalismo y carisma lo han llevado a ser el “rostro” de People en Español, revista donde se desempeña como director editorial desde el año 2007. Pero, en su vida personal, Armando es el héroe de su propia historia. El periodista te cuenta un poquito de sus pensamientos como padre de Emma, de ocho años, Lucas y Anna, de cuatro años, y cómo se cuida en un mundo donde el estrés es el pan de cada día.

Una rutina de belleza es simplemente crear un hábito, tener disciplina. Unos minutos después del baño matutino y otros minutos antes de acostarme. Para mí lo más importante es mantener mi piel lo más limpia y fresca posible, además de tomar mucha agua. Viajo constantemente a Miami por trabajo y lo primero que hago al aterrizar es ir al spa de la doctora Maribel Pedrozo para un facial y, cada cierto tiempo, peelings orgánicos que me prepara de acuerdo a mi piel. Nadie conoce mi epidermis como ella. Maribel me aconsejó pasarme cubos de hielo en la cara antes de acostarme y es algo que te deja la piel fresca y tersa.

¡Y claro! No hay nada que ayude más a tu cuerpo que un masaje. Después de una semana de stress o trabajo, un buen masaje te deja como nuevo y con energía para soportar el doble de la carga de trabajo. Hace poco también descubrí las pedicuras y ahora estoy adicto a ellos. Trato de tener una pedicura cada 15 días, al menos. No soy fan de los gimnasios. Me dan claustrofobia. Intento ir caminando a la oficina, cuando el tiempo en Nueva York lo permite y trato de evitar las cenas (principalmente las de trabajo). Las sustituyo por un batido de proteína con bajo o cero carbohidratos. Siento que después de ser padre, es imprescindible que te cuides. Lo más esencial es mantenerte saludable, si no es por ti, por ellos.

No me puede faltar el Eye Alert de Kiehl’s. Mis párpados tienden a resecarse y el Eye Alert ha sido un remedio sano. Como mi cutis es graso, siempre trato de tener un controlador de brillo –ahora estoy usando el Primer de Neutrogena, un complejo a base de proteína de arroz. Para la televisión uso el Dimitri James Skinn Cosmetics Plasma Flawless Finish; y en los eventos siempre tengo a mano el Rice Paper de Palladio, que son papelitos de arroz que absorben el brillo del rostro. Como buen caribeño me encantan las esencias. No salgo de mi casa sin colonia o perfume. La línea de Private Blend de Tom Ford es insuperable: Oud Wood y Oud Fleur son mis favoritos. Soy fan también de la línea Santa Maria Novella, fundada en Florencia en 1612. En especial su colonia Cuba.

Los fines de semana para mí son sagrados. Puedo trabajar hasta tarde en la noche (lo evito, trato de llegar a la casa para leerles antes de acostarse), pero los fines de semana son de mis hijos. Eso no es negociable. Como vivimos en Nueva York, siempre tenemos un plan. Ir a una feria, al teatro, al cine, a un museo o a un parque. Nos gusta salir. Pero no hay nada como cuando están cansados y se te tiran arriba. Vuelven a ser tus bebés.

Por supuesto que la paternidad me ha cambiado -¿a quién no? Me ha enseñado a ser paciente, tener calma, priorizar, darle importancia a lo que realmente tiene importancia. Tienes que entregarte de lleno a otra persona. No existe nada más importante que esa personita que trajiste al mundo. Te conviertes en su verdadero “modelo a seguir” y toda tu vida se mueve alrededor de ellos. Mi meta es que mis hijos sean saludables, independientes y buenas personas. Intento educarlos para que estén seguros de sí mismos y que se acepten como son. En eso radica gran parte la felicidad. Uno no se puede estar comparando todo el tiempo y eso es un mal hábito que impera hoy en la sociedad. No hay figuras perfectas. La perfección es una utopía. Lo irán aprendiendo poco a poco. Eso espero.

Armando utiliza:

Foto de portada: Omar Cruz. Fotos con Emma, Lucas y Anna, cortesía de Armando Correa. Entrevista realizada en Junio de 2014.

Comentarios