¿Sabías que el 90 por ciento de los jóvenes en nuestro país han estado en contacto con pandillas? Peor aún, cada vez son más los menores que se unen a ellas en Centroamérica. Es allí donde el actor salvadoreño Arturo Muyshondt entra en juego –el salvadoreño pretende revolucionar con la película El Pastor, demostrando que la fe en Dios y en ti mismo puede sacarte adelante si así lo deseas. En esta entrevista, Arturo nos habla más de el filme y, por supuesto, de su mejor papel: ser padre.

Arturo

Lo más difícil para mí es entender que los hijos están con nosotros solo por un determinado tiempo, en el sentido de que, al igual que todos, ellos necesitan buscar su viento, su futuro, y se van a ir de la casa… Quizás esa es la bendición más grande, verlos crecer, desarrollarse en personas que tienen un lindo corazón, imaginación, buenas emociones y principios y saber que nuestra labor como padres era guiarlos, nada más.

De mis hijos aprendo todos los días. Tal vez lo más lindo de la paternidad es que me mantiene siempre honesto, siempre humilde, siempre atento, porque es una interacción muy intensa que me ha llevado a convertirme en ese niño de 12, 13 o 14 años que tenía cuando estaba haciendo mis películas y cortometrajes en El Salvador. Creo que no importa qué edad tengamos, 30, 40, 50, 60 o más, siempre tendremos esa alma inocente adentro. Es solamente mediante los ojos de los niños, de nuestros hijos, que podemos avanzar y que podemos darle la bienvenida muchas veces perdemos porque la vida es pesada.

Si ves la temática de El Pastor (donde los menores son arrastrados a las pandillas) lógicamente da miedo. Esos niños pueden ser los tuyos, los míos, en Estados Unidos, en Latinoamérica o en todo el mundo. Como padres, tenemos que ofrecerles las herramientas necesarias en la casa para que puedan valerse por sí mismos allá afuera y no tomen las decisiones incorrectas que muchos jóvenes siguen. A veces es porque no encuentran las oportunidad o por la presión de los compañeros o porque “es lo que está de moda”. Todo comienza desde el hogar.

Mis padres han influido en mi carrera, en mi formación de vida, al 110 por ciento. Lo que estoy tratando es de replicar lo que se hizo conmigo y ahora entre más avanzo en mi vida personal, profesional e incluso espiritual, más me doy cuenta del gran mérito que nuestros padres merecen. Sus consejos, sus esfuerzos, sus palabras, las he llevado conmigo en el subconsciente, me han marcado.

Hablando más de El Pastor, siempre hay retos y resistencias con cualquier tema que se toque. Pero lo bonito de la película es que es acerca de la redención. Si bien se basa en hechos reales de lo que ahora estamos viviendo, tiene un mensaje. Estuve en las Naciones Unidos conversando sobre la violencia e igualdad social en los jóvenes y me dejó pensando… Esos mismos elementos se viven aquí, en Centroamérica y Suramérica, en Asia, en Europa, en el Medio Oriente, es un problema universal que al final del día conlleva a que este filme cruce las fronteras religiosas, culturales y hasta de lenguaje, porque son temas que refleja mucho nuestra actualidad.

Estoy convencido que mi misión es contar aquello que afecta a las sociedades pero de una forma entretenida, de una forma que los personajes puedan ser reales, que tengan un drama donde el público y los jóvenes se puedan identificar. Como actor quiero participar en proyectos en los cuales yo siga preservando la imagen buena de hombre latino en los Estados Unidos, que es lo que me he esmerado en hacer desde que comencé mi carrera.

Fotos cortesía de Arturo y su equipo de relaciones públicas. Entrevista realizada en Enero de 2016.

Comentarios