Con el ajetreo diario, con los niños, la casa y las mil cosas que tenemos que hacer, a las mamis no nos queda tiempo para seguir una rutina estricta. De hecho, me atrevo a decir que una vez que das a luz, tu régimen de belleza pasa a segundo plano y, con suerte, logras cepillarte los dientes en las mañanas. ¿La solución? ¡Ponerte bella mientras duermes!

Parece como caído del cielo para las madres ocupadas, sin embargo, dormir es la única condición para lograr una piel perfecta. ¿Por qué no aprovechar entonces? La mayoría de las mujeres no ve la diferencia entre productos para el día o para la noche… Y si supieran que es la clave de todo. Si hemos de aconsejarte algo, sería que nunca dejes de aplicarte una crema o mascarilla nocturna (aunque se te olvide usar loción al salir de casa). Claro, todas las pieles son distintas pero en general necesitas una rica en emolientes que hidrate tu rostro al máximo.

¿Cómo usarlas correctamente? Primero, encuentra una que se adapte a tus preocupaciones. Segundo, dale tiempo. En las noches, la piel se regenera por sí sola, así que a veces, la crema en particular tiene que “entender” lo que pasa en tu rostro para hacer su trabajo. Por último, opta por aquellas específicas que ayuden a reafirmar, remover las manchas o las arrugas sin tener que utilizar decenas de productos. Los ingredientes activos funcionan mejor mientras duermes, como el retinol, la vitamina C, o ácidos. Nuestras favoritas son las cremas de textura espesa o las que son tipo gel, a base de agua. Ambas penetran hasta las capas más profundas de la dermis.

Olvídate de gastar una fortuna. Si tu presupuesto no te lo permite, busca marcas de farmacia que hoy en día contienen componentes tan avanzados como las más lujosas. ¿Qué no puede faltar? ¡Lavarte la cara! Desmaquíllate, límpiala con toallitas o con agua y jabón especial para tu cutis, exfolia y aplica la crema de noche. Te aseguramos que, a pesar de que sea lo único que hagas, tu rostro se verá más lozano que nunca. ¡Eso es lo que llamamos un verdadero milagro!

Mamá Beauté recomienda:

Comentarios