“Para ser bella hay que ver estrellas”… ¿Te suena familiar? Lo hemos escuchado tantas veces que quizás lo has adoptado como un hecho de la vida. Es ahora cuando podemos darnos cuenta que ese dicho no es del todo cierto. ¡Me atrevo a decir que es bastante fácil vernos lindas! Sea por tecnología o por los clásicos remedios naturales, siempre hay un camino.

Actualmente, son más y más los beneficios que se le atribuyen a los alimentos, y la explicación es simple: ¡de verdad funcionan, mamá! Hablemos del limón en particular. Es uno de las frutas más versátiles; se le pueden dar infinitos usos, tanto en la cocina como en nuestra rutina de belleza. ¡Te contamos!

Ayuda a limpiar tu organismo

Exprime el zumo de medio limón en un vaso de agua tibia para depurar tu cuerpo, eliminando toxinas, aportando vitamina C y antioxidantes de manera natural. Tómalo todas las mañanas al despertar y comenzarás el día con el pie derecho.

Multipróposito para la piel

Si sufres de piel grasa, el limón puede convertirse en tu aliado pues no sólo tiene propiedades astringentes, también ayuda a remover el exceso de sebo. Aplícalo antes de dormir y retira al despertar. Recuerda utilizar protector solar antes de salir, de lo contrario podrían aparecer más manchas.

Cabello radiante

Si quieres aclarar ligeramente tu cabello y obtener un brillo natural, coloca el jugo de limón en los mechones que quieres resaltar y exponte al sol por varias horas. Se recomienda hacerlo de dos a cuatros veces al mes.

Fortalece tus uñas

La emoción de una manicura recién hecha dura menos de lo que quisiéramos. Es entendible; con tantas ocupaciones puede ser un reto mantener las manos bien cuidadas.  Un truco infalible para fortalecer y eliminar las manchas provocadas por usar esmaltes tan seguido, es combinar un poco de jugo de limón con aceite de oliva y aplicarlo sobre la uña, dejando que actúe por diez minutos al menos dos veces por semana.

Reporte por Eluz Vilchez.

Comentarios