Si existe alguien que defina la imagen de una mujer guerrera, es Chiquinquirá Delgado. Actriz, animadora, empresaria y mamá, la venezolana finalmente ha encontrado ese balance entre vivir sus sueños y los de sus hijas, María Elena y Carlota, sin sentirse culpable. En exclusiva, pasamos una tarde con Chiqui en su Masterclass, junto a Roberto Ramos y CoverFX, donde la presentadora de Nuestra Belleza Latina reveló sus secreticos de maquillaje y cómo es su vida detrás de los micrófonos.

Chiqui Delgado

Soy una mamá consentidora. La verdad, muy diferente ahora que hace más de 20 años cuando tuve mi primera hija. En aquella época estudiaba en la universidad y era como más distraída. Con mi segunda niña, quiero hacerlo todo yo… bañarla, vestirla, peinarla. Consiento mucho, sí, pero en las cosas esenciales como la educación, el respeto, los valores, la disciplina, soy muy estricta y yo creo que eso uno lo hereda de sus padres.

Eso fue lo que vi en mi casa con mi mamá. Ella no aceptaba ninguna falta de respeto, ninguna mala palabra –los novios, ¡otra historia!— pero sí era muy estricta con eso. Es inevitable no repetir la historia de nuestros papás. A veces me veo diciendo frases que mi mamá me decía a mi… ¡Tanto que me quejé y terminé haciéndolo igualito! –risas—.

Mi más grande miedo es que algo les suceda a mis hijas, me preocupa como toda mamá. Cuando son tan chiquitos y tan indefensos que dependen de totalmente, pues te asusta todo ¿no? Que si se enfermó, si se cayó, que si no le salió un diente y a sus amiguitos sí, que no caminó y el hijo del vecino sí –risas— y vives con esa angustia. Además, con tantos años de diferencia, ¡ya se me había olvidado!

Lo que me encanta de ser madre es que he vuelto a ser niña otra vez y todos los días es un chiste nuevo, los momentos cómicos… Carlota tiene cinco años y está en esa edad de tanta inocencia, que cualquier cosita que diga te da risa. Con llegar, tirarte al piso y jugar con ella ya se me olvidan todos los problemas. Es oxígeno. Uno vive en esa burbuja de “adulto” que de verdad tener a un niño en casa es como un respiro.

Chiqui Delgado

No te miento. Es difícil engranar la maternidad con tu carrera; encontrar ese balance y no sentirte culpable. Por ejemplo, pasar un domingo trabajando y que ella esté en la casa. Ahora que también empieza Nuestra Belleza Latina, son fines de semana que por tres o cuatro meses no vamos a estar juntas. Pero bueno, debes compensar una cosa con la otra. Todo lo que hacemos como mamás al final es para el beneficio de ellos, su futuro y que estén mejor. Así que trato de enfocarme y no quejarme.

He aprendido a entender que no puedo hacerlo todo, que tengo que delegar y pedir ayuda –y de hecho la pido. Tengo a mi mamá, tengo a gente que me colabora. Antes era distinto, quería controlar cada cosa pero la vida me enseñó a que la perfección no existe y hay momentos donde debes pedir una manito. Punto.

El amor incondicional de mi mamá no tiene límites. El mejor consejo que ella me ha dado en la vida es que haga todo lo que me haga feliz, no importa si a los demás no les parece. Con tal no le haga daño a nadie, que siga mi corazón. A veces he tenido que tomar decisiones difíciles como irme de un trabajo o cambiar de país… Y allí es donde la entiendo.

Mi mamá siempre ha sido muy abierta. Nunca ha sido de esas que impone, al contrario. Más bien me deja seguir mi instinto y eso es lo que yo quiero repetir con mis hijas. El instinto de madre nunca se equivoca. A María Elena y a Carlota les diría que sean fieles a lo que ellas sientan, que no se dejen llevar por lo que la gente dice o por lo que opina el vecino o la amiga, que siempre se escuchen a sí mismas.

Chiquinquirá junto a Roberto Ramos en la primera edición de su Masterclass, en Miami.

¿Si tuviera que vivir con cinco productos de belleza? –risas— Bueno, sería el bálsamo de labios, la máscara de pestañas, el aceite corporal para después de bañarme, perfume –¡no puedo salir sin perfume!— y lápiz de labios.

Productos utilizados por Roberto en Chiqui durante la clase. Todos disponibles en CoverFX.comEntrevista realizada en Marzo de 2016. Fotografías cortesía de ChiquiDelgado.com y CoverFX.

Comentarios