Argentino de nacimiento, puertorriqueño de corazón, Julián Gil se ha ganado el puesto como uno de los hombres más deseados de la televisión hispana. Sin embargo, nos atreveríamos a decir que el actor y modelo es mucho más que un rostro lindo– a sus 43 años es padre de Julián Jr., de 19, y de Nicole, de 27, quien lo estrenó como papá a los 16 años. Entérate un poco más de sus “secretos” de belleza y como actúa en su papel más importante: la paternidad.  

Más que una rutina de cuidado diaria, lo que me ha funcionado es llevar un estilo de vida saludable. No hago dieta, pero sí mucho ejercicio, como limpio, duermo las horas que hay que dormir y trato de no estresarme. Soy una persona relajada, esto es esencial para tener la mente en paz… y bueno, creo que no hay nada mejor para la belleza que la sonrisa.

Además del bloqueador solar, utilizo cremas para el rostro específicamente para hombres (una en la mañana y otra para acostarme a dormir) y suplemento con el HGH Enhancer Power Plus by Julian Gil, de Carson Life -lo tomo desde hace meses y los cambios han sido increíbles.  Tampoco soy muy estricto con los productos de belleza. No me amarro mucho a ellos. Lo que más me cuido es la cara. Cuando siento la piel  reseca por las temperaturas o por el trabajo, procuro hacerme un facial que me hidrate a fondo, quizás una vez por mes o cada dos meses.

Básicamente para mantenerme en forma me ejercito todos los días. Siempre tienes que intentar hacer ejercicios; una o dos diarias es lo ideal, cuatro o cinco veces a la semana. Incluso en los hoteles, busco el tiempo para ir al gimnasio. Aparte de eso, lo alterno con partidos de racquetball, futbol o correr en la playa; diría que son mis deportes favoritos.

Ser padre no es excusa para descuidarse. Más que hacerlo por vanidad lo hago por mi salud. Cuando te cuidas, te sientes mucho mejor. En ocasiones digo “voy a tomar vacaciones de todo, voy a comer lo que quiera, no voy a hacer ejercicios” y de verdad veo que mi cuerpo no funciona igual, me siento mucho más lento. Y al ser padre lo hago para que mis hijos tengan el ejemplo de un estilo de vida saludable.

La paternidad me llena como persona. Aunque los valores de familia  son importantes, mis hijos me han enseñado a ser padre… a ser más responsable. Me doy cuenta que la vida tiene mucho sentido cuando tienes hijos. Desde que te levantas tienes el propósito de mejorar como ser humano para darles un buen ejemplo.

Ahora, cuando eres famoso, la paternidad si se torna un poquito desafiante. Como figura pública tus hijos –indirectamente— están expuestos a lo que no deberían: a la opinión de los demás. Es difícil para todos, pues uno quiere alejarlos de esa locura pero también Julián –el actor— se debe a su público y ellos también quieren saber de nuestra vida privada. Es parte del paquete que viene cuando entras al medio.

Pero con honestidad te digo que ser padre no es difícil. Obviamente nadie nace con un manual de cómo ser padre pero no es complicado, es una cosa que se va dando –casi como un instinto—y la misma vida y los hijos te van guiando. Ser padre es gratificante, es lo más bonito que le puede pasar a un hombre en la vida.

Fotos cortesía de Julián Gil.

Comentarios