Contrario a una creencia generalizada, el estrés afecta sin distinción de sexo, tanto a mamás como papás, para ambos los cambios que implican convertirse en padres, aunado a las responsabilidades cotidianas se pueden convertir en obligaciones difíciles de llevar que inevitablemente terminan traduciéndose en altos niveles de estrés. Por esto, se vuelve obligatorio estar alertas e informados en cuanto a las alternativas para mantenerte relajado y reducir el estrés cuando eres papá. Así que tranquilo, nosotros te contamos las maneras de lograrlo.

¡Dulces sueños!

Sabemos que muchos papás pasan gran parte del día trabajando, por lo que cuando llegan a casa sienten las ganas y responsabilidad de recuperar el tiempo perdido jugando o compartiendo con los niños, pero muchas veces esto retrasa las actividades ya programadas, como tomar su baños o cenar, haciendo que se vayan más tarde a la cama, dejando como consecuencia agotamiento general e insatisfacción para todos en el hogar.

Para evitarlo, apéguense a una agenda de actividades respetando los horarios y mantén en mente que es más importante la calidad que la cantidad. Así que no te sientas culpable, papá. Solo asegúrate de que en el tiempo que pasen juntos, tu atención este 100% en ellos. Una buena noche de descanso te ayudará a mantenerte enfocado durante los quehaceres del día y fomentará un mejor ambiente familiar.

Mantén una rutina de ejercicios

Hacer algún ejercicio es de gran ayuda para mantener mente y cuerpo sanos. Lo mejor de todo es que las opciones son muchas, así que puedes escoger la que mejor se adapte a ti, desde correr al aire libre, practicar algún deporte, spinning, etc. Cualquier actividad funciona porque todas te harán liberar endorfinas y bajarán los niveles de estrés. ¡A moverse, papás! 

No descuides tus pasatiempos

Tener hobbies o pasatiempos es excelente para sacarnos un poco de la rutina y permitirnos darle rienda suelta a la creatividad. Para muchos resulta como un “escape” de la cotidianidad y un alimento a nuestro propio bienestar. No permitas que las responsabilidades te hagan abandonarlos. Sea leer un buen libro, disfrutar de alguna actividad cultural, concierto, pintar o tomar fotos, cualquiera de estas actividades te hará sentir complacido, crecer como persona y consecuentemente, convertirte en un mejor esposo y papá.

Cultivar buenas relaciones

A través de los años se ha demostrado que tener amistades verdaderas y relaciones sociales saludables beneficia nuestra salud emocional porque además de representar una fuente de paz y distracción, reduce las consecuencias negativas del estrés y te ofrece un soporte social que es fundamental en la vida de todos. Trata de buscar el equilibrio cultivando estas relaciones, mostrando tu aprecio y manteniéndote genuinamente interesado en los asuntos de las personas allegas a ti cuando tengan la oportunidad de compartir.

Reporte por Eluz Vilchez.

Comentarios