¿Tu hogar siente la nostalgia del año viejo? ¡Tranquila! Quizás sea el momento para un pequeño makeover con toques dorados o trazos rosas (uno de los colores en tendencia del 2016).  Un cambio de imagen en casa puede sonar costoso y abrumador, pero es allí donde la creatividad entra en juego. Existen muchísimas maneras de transformar tu casa con poco esfuerzo y dinero. ¡Tan solo necesitas una mente abierta a las posibilidades!

Antes de empezar, asegúrate de crear un presupuesto y de saber con exactitud el resultado que esperas. ¡Manos a la obra!

  • ¡Muévelo! Simple, pero te sorprenderá cuando lo hagas. Cuando organizas los muebles de una habitación de otra manera, el cambio sale a relucir al instante. Aquí no hay reglas, simplemente muévelos como te plazca. Una idea es explorar diseños angulares que agregan dimensión y amplitud. ¡Y esto también aplica con tus obras de arte! Solo porque el cuadro de la Torre Eiffel ha pasado años colgado encima de la chimenea no quiere decir que deba permanecer ahí para siempre. ¡Experimenta!
  • Cambio de color. Si los acentos de tu casa se quedaron en el año 2006, tal vez debas chequear lo que ofrece el 2016. Con cambiar el color o las texturas de tus accesorios, tu casa se sentirá completamente diferente. Piensa en cojines geométricos, alfombras atrevidas o hasta un centro de mesa ecléctico. Las oportunidades son infinitas.
  • Trae el exterior a tu hogar. La naturaleza le brinda un respiro de aire fresco a cualquier sala y lo mejor es que puedes adaptarlo a la estación. Imagina, por ejemplo, unos tulipanes amarillos en la entrada… ¡Cambiará tu humor de inmediato!
  • Pinta. ¡Sí! Nada más le cambia el look a una habitación que un par de capas de pintura. Deja atrás los tonos aburridos y clásicos como el blanco o el beige y lánzate con colores vibrantes.
  • Cambio de look para la cama y las ventanas. Crea un espacio completamente nuevo utilizando cortinas o cobijas. Ambas puedes conseguirlas a precios económicos, incluso, muchas tienden ofrecen marcas de diseñador por una fracción del precio real. ¡Hazlo hasta con tu cortina del baño!
  • Espejito, espejito. Los espejos grandes le dan amplitud a un cuarto y lo hace parecer mucho más grande. No tienes que decantarte por los diseños típicos. Te sorprenderá la variedad de estilos que ahora están a la punta de tus dedos.
  • Juega a lo temático. Algunas fotos de un lugar exótico, recuerdos o souvenirs (¿quizás conchas marinas?) o la colección de té chino de tu abuela en sitios estratégicos ofrecen un giro único y personal a cualquier habitación.
  • Haz pequeñas inversiones. Reemplaza las perillas de gabinetes o puertas cada cierto tiempo. Puedes hacerlo en la cocina o en el baño –no solo es más económico, también dará un nuevo look con poco esfuerzo.
  • Ajústate a las temporadas. Así como cambias tu vestuario de acuerdo a la estación, te sugerimos hacer lo propio con tu hogar. La maneras más fácil –que no te harán gastar una fortuna— es ir agregando velas durante el invierno o el otoño, flores frescas y vibrantes en primavera y hasta accesorios como almohadas y alfombras que vayan con el estilo de la temporada.
  • Decora con fotos. Tus fotos familiares, de viajes u ocasiones distintas reflejan tu personalidad. ¿Por qué no convertirlas en el marco principal de la casa? Bien sea que las coloques en una mesita o le dediques una pared entera, los retratos realmente pueden cambiar la apariencia de esa habitación.
  • ¡Libros, libros y más libros! Si piensas que son solo para leer, estás muy equivocada. Esa colección de libros que tienes escondida podría convertirse en piezas esenciales de tu hogar. Apílalos en la mesa del centro o forma collages con las cubiertas… ¡Tú decides! ¿Qué mejor excusa para sacar a relucir tu personalidad?
Artículo realizado por María Samuels, diseñadora de interiores y ejecutiva en InStyleModern en asociación con Mamá Beauté. Visita InStyleModern en Facebook, Twitter y Pinterest para más inspiración.

Comentarios