Actriz, cantante y un ícono en telenovelas, Sandra Echeverría está a punto de entrar en su mejor rol: ser mamá. Con la misma dulzura que ves en pantalla, la mexicana te cuenta qué ha hecho durante su embarazo y cómo se prepara en su nueva etapa.

SandraEcheverria

En cuestiones de belleza, cambian muchas cosas en el momento que vas a ser mamá. Te salen paños o manchitas, por ejemplo. Como el doctor advierte, es muy importante tener cuidado con el sol. Siempre hay que salir con bloqueador solar. Me lo aplico antes del maquillaje para tener la piel protegida y humectada. La idea es utilizar productos botánicos e ingredientes naturales y no cosméticos que te vayan a tapar los poros o hacer que te salgan brotes. Sobre todo en esta época donde uno está como tan hormonal, es muy fácil que te salgan impurezas y granitos.

A mí me dieron un truquito extraño que ya han hecho otras embarazadas. Mezclo aceite corporal con una crema humectante gruesa y le agrego ampollas de vitamina  E. Ese menjurje me lo embarro en la piel después de bañarme en la mañana y antes de dormir. Utilizo un tank top para que no ensuciar y que además penetre la humectación. Me ha funcionado porque hasta ahora no me han salido estrías.

Tomar mucha agua es esencial para hidratar tu cuerpo y a tu bebé; tu piel va a reflejar mucho la hidratación, así que yo recomiendo que tomen mínimo dos litros de agua. Yo trato de consumir aún más y hacer ejercicio, mantenerme activa, no dejar de moverme. Cuando las mujeres se embarazan piensan que ya pueden relajarse y comer lo que quieran, comen para dos y no es cierto. Dicen que uno tiene derecho a comer 300 calorías más. Lleva una dieta balanceada y nutritiva para el bebé y no te llenes de grasas o azucares que realmente no van a darte ningún beneficio. Al contrario, te hará querer comer más y más.

A mí se me antoja todo lo picante, todo con ají o chilito, como buena mexicana.  Me encanta el pan dulce pero ahí sí me he tenido que medir para no subir mucho de peso. No he tenido esa hambre de querer comerse una vaca, la verdad que no, sí me dan antojitos y todo, pero yo siempre he sido así. Creo que gracias a eso he mantenido un poco el peso.

Dicen que durante el embarazo lo más bonito que se te ponen son las uñas y el pelo. ¡Creo que es lo único! Entonces he aprovechado; espero que no se me empiece a caer. Me he cortando cada tres meses las puntitas para que esté más sano; obviamente no me lo pinto, no me hago daño y eso hace que se me mantenga saludable. Ese cuidado en el embarazo pienso que ayuda a que el pelo esté brillante y fuerte.

Como mamá, espero ser un poco relajada porque ya me preocupa que no lo sea. Siento que voy a ser muy miedosa de dejarlo con alguien o que vaya de aquí a la esquina a comprar algo… No sé, realmente quisiera poder aprender a soltarlo un poquito más y darle su independencia.

Eso sí, también voy a ser exigente. Quiero que sea bien educadito desde chiquito. Que aprenda a ayudar, a valorar la vida, que le cuesta trabajo conseguir las cosas. No me gustan los niños que de repente piensan que todo lo tienen ahí, a la mano y que son como duques… La verdad no. Es importante que todo se lo ganen a pulso… Aunque ya veremos cuando lo tenga en frente –risas—. Y claro, ¡me encantaría tener otro! Una niña, pues me quedé con las ganas. A ver si convenzo a mí esposo en un futuro.

Si decide estar en el medio, lo apoyaré. Es una carrera que tiene muchos “haters”, entonces hay que prepararlos para eso; a que no siempre te van a decir que sí… Hay que pelear, hay que luchar, hay que tratar de ser el mejor y pues sí eso es lo que quiere, estaremos ayudándolo. Le daré mis consejos pues ninguna carrera es fácil. Que no se dé por vencido, que tenga paciencia, que sea perseverante. Yo tuve mis momentos y a veces es frustrante. Mi familia me apoyó muchísimo. Quiero ser igual con él y darle ese ejemplo de que en algún momento tiene que suceder, si tú eres necio tiene que suceder. Me encantaría ser una motivación para mi hijo.

Sandra usa y recomienda:

Entrevista realizada en Agosto de 2015. Fotos cortesía de Sandra y Neutrogena.

Comentarios