¿Cuántas veces has repetido con frustración la célebre frase “¡No tengo nada que ponerme!”? sabemos que han sido varias y definitivamente no eres la única, mamá. Además, lo más probable es que aunque te sientas así, seas de las que va de compras con mucha frecuencia y va llenando el armario de ropa que termina arrinconada y sin uso. Si este es tu caso, es tiempo de corregirlo, así que ¡te contamos unos simples trucos para renovar tu closet de manera inteligente!

Investiga lo que necesitas y haz una lista
Lo primero que tienes que hacer es investigar qué tienes, qué es lo más usas o lo que más te gusta y qué realmente te hace falta. Antes de tu próxima ida al centro comercial, haz una lista de lo que necesitas para hacer tu closet más completo e interesante. ¡Te sorprenderá el dinero y tiempo que ahorrarás!

Reconoce tu tipo de cuerpo
Para hacer compras que verdaderamente valgan la pena, apégate a piezas que favorezcan tu figura. Para esto debes identificar muy bien tu tipo de cuerpo. Por ejemplo:
– Si tienes los hombros y caderas del mismo ancho, tu tipo de cuerpo en rectangular. Opta por faldas de corte A con un poco de volumen para crear la ilusión de curvas.
– Si tienes forma de triángulo invertido, es decir espalda y hombros más anchos que las caderas, las blusas con cuello V son una opción ideal, al igual que las faldas péplum, estas son perfectas para crear balance. Los pantalones estampados darán el volumen que tus piernas necesitan.
– Si su silueta se asemeja a la de un reloj de arena, tienes caderas pronunciadas, busto prominente y cintura fina. Para este tipo de cuerpo se recomienda usar vestidos o cinturones que definan la cintura. Si eres de baja estatura, inclínate por las faldas que lleguen encima de la rodilla
– Si tienes a acumular peso en la parte media de tu cuerpo, tienes forma de manzana, pero ¡no te asustes mamá! Esto no significa que tienes que cubrirlo, al contrario, opta por piezas entalladas con cuello V, e incluye en tu lista los pantalones de pierna recta.

Atrévete a comprar sola
Muchas veces al ir de compras, vamos acompañadas, y esto aunque parezca una buena idea, puede terminar siendo contraproducente, ¿la razón? Tener muchas opiniones al medirnos ropa, puede hacernos más inseguras e incluso evitar que compremos piezas que estaba destinadas a ser nuestras. Recuerda, lo más importante es que tú te sientas cómoda y lista para comerte el mundo.

No te aferres a las tallas
Mamá, no te estreses si no te queda ese hermoso y colorido blazer talla S, cada marca y modelo es diferente, que en una seas una, e incluso dos tallas más, no significa que estés más rellenita, y si lo estuvieses ¡relájate, todo tiene solución!

Tips útiles:
– No inviertas tanto dinero en las prendas básicas. Nadie notará la diferencia entre una camiseta negra sin mangas de $200 y una de $20.
– Invierte un poco más en carteras de buena calidad que en zapatos súper costosos.
– No restes importancia a la ropa interior, ¡es fundamental sentirse bien de adentro hacia afuera!

  1. Vestido negro ceñido de Lulu’s; 2. Falda en corte A de Lulu’s; 3. Jeans con corte recto de H&M; 4. Top con cuello V de Target; 5. Cartera de cuero de H&M; 6. Collar de Just Fab.

Reporte por Eluz Vilchez.

Comentarios