Actriz, cantante, escritora, diseñadora de ropa… Thalia no necesita presentación. En el lanzamiento de su último disco para niños, Viva Kids, la mexicana nos habla en exclusiva de su vida como mamá de Sabrina y Matthew, lo difícil que es criarlos ante el ojo público y cómo la maternidad le ha cambiado su manera de pensar.

Thalia en NYC promocionando Viva Kids.

Miles de madres hicieron “click” con el disco desde un principio. Nos llegaron cartas dándonos las gracias por crear Viva Kids ya que es una manera de enseñarles nuestra cultura Latina a los pequeños. Obviamente, comencé con la música que es mi parte favorita; con esas canciones con las que crecí. Y decidí crear un DVD con animaciones supervisadas por psicólogos de niños. Quería que me dijeran cual eran los mejores movimientos o colores para estimular el cerebro, calmarlos, relajarlos… fue un trabajo 100% en conjunto.

Mi éxito se debe, precisamente, al trabajo en equipo. Si estoy aquí, hablándote y trabajando, es porque sé que en casa tengo a alguien maravilloso que me cuida a mis niños. Tommy y yo tenemos este acuerdo: si yo trabajo, él se queda en casa y viceversa. Cuando estoy en casa, siendo mamá, sé que mi equipo se encarga de darle vida a mis sueños: mi álbum, mi línea de ropa, mis libros. Todo se logra si tienes a las personas correctas a tu lado.

La maternidad no es como la pintan; es un trabajo duro, durísimo –y puedo decirte que es un rol que sobresatura a la mujer. No hay nada como para tomar tiempo para una misma. Tienes que desconectarte; disfrutarte y hacer lo que te plazca aunque sea por un ratico –ir a un spa, hacerte las uñas, jugar futbol ¡o tomar clases de pole dancing! Lo que te haga feliz. Una o dos horas diarias te harán sentir como nueva y con más ánimo.

Lo más difícil de ser madre es la paciencia; se me acaba la paciencia bien rápido. No sé por qué pero nuestros niños tienen la especialidad de –mientras suena el teléfono, tocan a la puerta, se quema el agua— halarte la falda y gritar “mami, mami, mami, ¿me das más helado?”. Y es ese el momento donde, como mamá, pierdes el control. Hay que tratar de respirar y entender que los niños, son niños. No podemos cambiarlos ni podemos hacerlos adultos. ¡Relájate!  Para mí no ha sido fácil darles una vida anónima. Cuando eres famoso, tus niños se sienten vulnerables ante los ojos de fotógrafos que quieren capturar cada pasito que dan. Nuestro deber –el de Tommy y el mío— es mantenerlos alejados de ese mundo por su seguridad. Me parece inapropiado cuando los hijos de celebridades están en las portadas de revistas de chismes… ¿Por qué hacen eso? ¡Qué terrible!

Ser madre me ha hecho entender el milagro de la vida, de estar vivos. Los niños te hacen vivir el momento y te llenan tu día de sorpresas mínimas –las mariposas, la lluvia, los gusanitos… todo es fascinante. Sabrina y Matthew son mi propósito de vivir al máximo. Gracias a ellos, redescubro la vida una y otra vez. Tiendo a ser un poquito estricta como mamá. Soy la que impone las reglas –y mi esposo las rompe— pero soy muy traviesa. Si está lloviendo, yo soy la que los “obliga” a salir, mojarnos y revolcarnos en los charcos. Jugamos al “Cirque du Soleil” con piruetas y maromas en la casa… soy como una niña grande para ellos. Pero cuando me toca el papel de mamá, les digo “ya, a cepillarse los dientes y a irse a dormir”.

Estoy bendecida de tener una familia bastante colorida. Mi esposo es americano de origen italiano y siempre cocinamos en base a su cultura, escuchamos Sinatra. Luego, de mi lado, está lo mexicano. Ponemos música de mariachi, hacemos guacamole… Y veo esa mezcla en mis niños. Sabrina es más italiana; prefiere la pasta, la pizza, el queso mozzarella con aceite de oliva. Matthew es más hacia lo mexicano, poniéndole limón a todo, le gusta lo picante… creo que Tommy y yo transmitimos nuestras culturas a través de la comida y por supuesto, la música. Les hablo en español, aunque están en esa etapa de no querer responderme en mi idioma y de plano les digo: “mija, sabes que mamá no entiende Inglés” Celebramos Halloween pero también Día de los Muertos; celebramos Navidad y el Día de los Reyes Magos; cuando se les caen los dientes, viene el Tooth Fairy pero también el Ratoncito Pérez… a mis hijos les encanta esa mezcolanza de tradiciones. Espero llevarlos pronto a México –Sabrina me pide a cada rato que la lleve a conocer mi país.

¿Qué consejo le daría a cada uno? Wow, es difícil. Sabrina ya va a cumplir 7 años y puedo ver que ya quiere ser independiente y hacer sus propias cosas. Tiene un carácter bastante fuerte –el otro día tuvimos una “pelea” porque le prometí que podía dormir en nuestro cuarto, pero ese día estaba tan cansada y necesitaba levantarme temprano que no pude cumplirle mi palabra. Por supuesto que armo un drama, se fue llorando a su cuarto, y en diez minutos más o menos recibí una carta bajo mi puerta que decía: “Mami, I love you but NOT NOW. Please respect my feelings”. ¡Me sorprendió! Le agradecí porque es exactamente como quiero que sea nuestra relación por el resto de su vida –con buena comunicación y confianza. A las madres les diría que celebren esos pequeños detalles, esos momenticos donde la personalidad de sus hijos sale a relucir. Aunque Mateo es chiquitico, siempre le digo que lo amo y que mami va a regresar con él a pesar de todo.

Mi mami me dejo el mejor consejo: nada es tan importante como parece. Hacemos estas películas en nuestra mente sobre situaciones que ni siquiera existen. Para darte un ejemplo, no importa si estás en la portada de una revista donde dicen cosas horribles de ti… mañana esa revista estará en la jaula del perico. Que sólo te importe ser tu misma y ser feliz. ¡Vive el presente! En cuanto a “role models”, admiro muchísimo a Gloria Estefan como madre. A pesar de que es bien estricta en sus reglas, ella es amiga de sus hijos. Gloria mezcla su mundo de música con el hecho de ser mamá –recuerdo que las he ido a visitar y ella pasa horas con su hija Emily tocando guitarra, haciendo música… y tienen una conexión tan fuerte que para mí es mágico.

¿Lo próximo en mi carrera? Algo bien “a-macys”, como siempre digo. Mi colección de moda para mujeres –que luego va a expandirse— con la icónica tienda Macy’s. Es un honor ser la primera Latina en colaborar con ellos. Ha sido un proceso largo –toda mi vida he trabajado duro a pesar de los “no” hasta que por fin logro cumplir mis sueños, y esto es un ejemplo de ello. Les aviso que mi álbum y mi colección lanzaran en Febrero de 2015, ¡un mes lleno de maravillas para mí! Ahora, ¿mi pieza favorita? Un vestidito negro que prácticamente puedes usar a cualquier lado. Ya verán, ya verán.

Entrevista exclusiva para Mamá Beauté hecha en Junio de 2014, en la ciudad de Nueva York. Fotografías de Thalia por Mamá Beauté.

 

 

Comentarios