Empezando su carrera con el pie derecho, la actriz Claudia Zevallos protagoniza Day of Days junto al legendario actor Tom Skerritt. En esta entrevista, la peruana abre su corazón y nos habla un poco más del filme y de la importancia que tienen su mamá y su abuelito en su vida.

Claudia Day of Days

“Interpreto a Marisol, una joven que viene a este país a luchar como cualquier inmigrante. Pienso que todos tenemos un pedacito de su historia de una forma u otra. Recuerdo que cada vez que llegaba a mi casa tras las grabaciones, sentía una melancolía y un vacío enorme de tanto sentimiento que le puse a este papel. Mi abuelito, a quien yo llamo mi papá, murió en el año 2000, y dentro de mí sentía que ese dolor había regresado. Era algo inexplicable, ¡las lágrimas me salían solitas!

Marisol se quedó conmigo, de eso estoy segura, aprendí muchísimo. Es un personaje difícil de olvidar, gracias a su fortaleza… Justo como somos los inmigrantes que cambian lo conocido por querer cumplir sus sueños. Creo que cada uno va a entender que la fuerza y la valentía están ahí adentro, siempre han estado, y cuando más bajo caemos, más nos enseña a levantarnos y a seguir adelante.

En lo personal, de mi mami aprendí eso. A trabajar y trabajar sin importar la circunstancia que te rodea. A sonreír aunque tengas la carita llena de sudor y no puedas más. Toda su vida ha sido muy amorosa. Ella siguió las palabras sabias de mi abuelita: “así tengas las tripas afuera del dolor, te las escondes y sigues bailando pase lo que pase”. Mi papá, el que me levantó, fue mi abuelo. De él aprendí la generosidad, que somos iguales en este mundo, sin importar la clase, el color, las raíces. Se me quedó grabada su enseñanza de que todos merecemos oportunidades.

IMG_0345

Day of Days ha sido un regalo de Dios, pero también me ha hecho sentir más cerca de mi abuelito. Escucho su risa más clara, se me cruzan sus frases o palabras favoritas. Se podría decir que la película no sólo ha marcado el comienzo de mi carrera, también en un plano más personal. La bondad y la lucha de Marisol por amor, por respeto a su tía que fue su madre, y los altibajos que vivió en el filme, es casi como yo me veo reflejada con mi abuelo.

Pienso que la palabra súper heroína se queda corta al lado de las mamás inmigrantes, en especial las latinas que somos tan sensibles pero tan valientes. Sea cual sea su situación –que estén atravesando un divorcio, pasando por una relación abusiva o que tengan a sus niños en otros países— ellas se mantienen trabajando, sudando como decía mi abuelita, para proveerles un mejor futuro.

Viéndolo desde mi experiencia con el filme, pues no soy mamá todavía, les diría que cuando sientan que no pueden más (¡porque realmente sucede!), se acuerden que es justo ahí donde Dios nos necesita más fuertes; en ese momento donde vayas a tirar la toalla es cuando ocurre el milagro y nuestra vida va a cambiar. Dios nunca te dará cosas que no puedas sobrevivir. No sé porque el destino es así, pero mientras más difícil sea tu prueba, más bendecido será el premio”.

Entrevista patrocinada por la película Day of Days. Compra tu copia en Amazon y/o iTunes. Fotos cortesía de Day of Days y Claudia Zevallos.

Comentarios