La mayoría de las mujeres están de acuerdo en algo –desde que te conviertes en madre, los “días buenos de cabello” no son tan frecuentes. A pesar del tiempo y esfuerzo que toma, es importante sacar unos minutos a la semana para arreglarte el pelo –suena a cliché, pero tu ánimo y perspectiva cambiaran ¡apenas te veas en el espejo! Por suerte, ahora es posible encontrar decenas de productos “milagrosos” que alargan la vida de tu peinado sin acartonarlo: hablamos de los champú en seco o dry shampoos, en inglés.

Los champús en seco han estado en el mercado por décadas, aunque podría decirse que su mayor boom fue hace unos cinco años o menos. Digamos que son la versión actualizada del talco o almidón que tus abuelitas se ponían en el cabello –sólo que con ingredientes claves que permiten que tu pelo se llene de volumen, se nutra y suavice sin perder el brillo. ¿Cómo lo utilizas? La manera más fácil (y la recomendada por estilistas) consiste en rociar el champú lo más cerca posible de la raíz y peinar para distribuir el producto. Champú en seco es indispensable para que ese secado o planchado en el que invertiste tanto tiempo o dinero dure por más días. Su función es absorber la grasa o sebo, por lo que tu melena se sentirá limpia y manejable. Pero no abuses de ellos –algunas marcas contienen alcohol que pueden irritar tu cuero cabelludo.

 

Mamá Beauté recomienda:
Ojon Full Detox Rub-Out Dry Cleansing Spray; Pureology Fresh Approach Dry Shampoo & Conditioner; Got2b Rockin’ It Dry Shampoo; Bosley BosRenew Volumizing Dry Shampoo; Drybar Detox Dry Shampoo; Klorane Gentle Dry Shampoo; Aveeno Pure Renewal Dry ShampooRedken Powder Refresh 01; Rusk Deepshine Color Care Invincible Dry Shampoo; L’Oreal EverStyle Energizing Dry Shampoo. Foto de portada: Shutterstock.

Comentarios